Posts Tagged ‘lecturas’

13 junio 2011

¿Te caliento? Vamos, no lo niegues, la pregunta es puramente retórica. Ya se que si. Ya se que me miras con chispas en los ojos. Vamos pibe, se que se te pone nervioso el estomago cuando me tenes adelante, que bajas la cabeza, que miras como late mi yugular, que te concentras en no sentir.

Y me parece perfecto, estas ahí y yo acá inmóviles los dos, pero yo soy conciente que tenes una revolución en el marote y en la pija. A diferencia de lo mió, que es pura excitación, lo tuyo es un deshielo del Perito Moreno.

Me reojeas el paquete con disimulo y me encanta que en tu postura de hacerte el boludo no dejes de notar como late mi entrepierna, y como se me aprietan por consecuencia los cachetes del culo.

Mi media sonrisa, tus cejas alzadas, mi mano que trata de romper la distancia y vos, ahí parado, mezcla de estupor y ansiedad. Vos al fin reaccionas, soltas la mano de tu novia y me palmeas la espalda en un abrazo de amistad.

 

9 mayo 2011

Y crecimos como quien no se fija en el tiempo, como acompañados por un incesante ir y venir de rayos de sol, de panaderos, de sabor a cloro en la piel, de hojas en el viento y de bufandas perfumadas. Crecimos, es la triste verdad. Ahora te descubro a la distancia, esa distancia que nos aleja y nos acerca cómplices en el juego de miradas, de saber que no se puede cambiar lo que ocurrió, que las estaciones siguieron pasando y la inocencia se diluyó en el caldo de la vida de todos los días, de la rutina de cuellos y corbatas, carteras y zapatos náuticos, abrigos de piel y sacos de corte ingles.

Una estupida pintura costumbrista…

19 abril 2010

En el subte, un pibe lee uno de los tres de Stieg Larsson, le falta poco para el final y lee con ganas, sosteniéndose como puede. Lee con avidez, lee concentrado. Lo felicito internamente, quiero meterle mano a la saga milennium desde que la vi, sin embargo, el precio es demasiado para tres libros de morondanga.

Estoy apoyado contra la puerta, miro distraído los fogonazos de luz que a intervalos  cruzan delante mío. Desde chico me encantan esos manchones blancos, me tranquiliza su regularidad. Las primeras veces que viajé en subte, recuerdo, no podía mirar hacia afuera. Me asustaba el ruido y me daban pánico las víboras (cables) que surcaban las paredes. Sin embargo, no podía dejar de mirar las luces, son tan perfectas…

Enfrente mío un pibe onda piola vago clava trance al taco, cierra los ojos despacito, imagino que imagina, sueña o revive alguna fiesta pasada. Linda forma de empezar el lunes.

En Callao una minita con botas altas sube con un vaso de plástico de starbucks. La odiamos, mucho, sobre todo porque mis pretensiones de desayuno se esfumaron poco tiempo atrás cuando me enteré que anoche en el Hospital se cayó un ascensor, hay gente herida y medios preguntando.

No va a ser un día fácil, va a ser lunes.

Cuadraditos de carton con figuras pintadas encima….

5 febrero 2010

El pibe me tira las cartas y sonríe de lado, mostrando un colmillo lobuno. Yo se por que se ríe, aunque no se rie, y no hace falta preguntar demasiado. “no soy yo, son las cartas” se excusa rápido entre nuestras carcajadas. Yo me rio definitivamente, con dientes afuera, con ojitos achinados, con cara de nene.

El pibe la tiene clara y lo que calla es más que lo que dice, porque las palabras le salen ajustándose a lo políticamente correcto en su papel de “lector”. Y en el fondo es una pena pero… ¡mierda que es mas divertido así!

Saber el futuro sin que te lo digan de una, conocer el presente como si te lo contaran, aprender del pasado en un naipe. Mejor lo que no te dicen que lo que te aclaran con pelos y señales.

Igual este amigo licántropo tiene mucha onda y la verdad la pasamos genial, cagandonos de risa, dejándome enumerar un “decálogo para entender el sexo anal (preferentemente gay)”, aprendiendo el secreto de los espejos que se ven con mas claridad y que muestran mucho, y también de la inutilidad de los colores. Después  me presta un libro de Lispector (un blog antes de los blogs, claramente) dado que me encuentro en sequía de letras, de escritura, de lectura, de ganas…

Resumimos: me encuentro en sequia. La onda es pegar regadera ¿vio?

Por ahora vamos con manguera, no es practica pero de larga y finita nos va a llevar lejos el agua, por lo que vale la pena brindar.

Paso a paso, ponele.

Cosas que hay que leer #1

18 noviembre 2009

“…Ademas de las condiciones de existencia, un elemento fundamental para entender el estilo de vida es el gusto pues este unifica los estilos de vida de las clases. Estas distinciones segun los gustos varían también de una clase a otra: son de naturaleza más estética-ética en la clase dominante, apelan a la voluntad cultural en las medias y se remite a los bienes necesarios en las populares…”

[Bordieu, Pierre, La distinción. Criterios y bases sociales del gusto]