Posts Tagged ‘la abandonada’

The heart-shaped box

14 junio 2010

Ayer por la tarde tuve que hacer un viaje a “la abandonada”, la casa que solía ser de la familia. Es una hermosa casa centenaria, un ph 3º departamento en el límite entre Escalada y Banfield, a 10 cuadras de la casa que era de mi abuela, casa donde vivimos Madre y yo actualmente.

La abandonada es una casa grande de dos pisos que allá por el 87 compraron mis viejos, con un proyecto de remodelación hermoso, que (al igual que la familia) quedo trunco antes del mundial Italia 90. Fue hogar de mi vieja y mío hasta 2001, después viví solo por un tiempo y cuando estallo la caja de luz y el calefón no dio para mas, simplemente cerré la puerta y me fui.  La abandonada pasó a ser refugio ocasional de tardes y noches de escapada, cuando no quería verle el pelo a mi flia y pensaba en llorar un rato. Una casa fantasmal, sucia, solitaria.

A esa casa fueron a parar muchas cosas del pasado, que acumulan polvo y se hinchan presas de la humedad. Las vueltas de la vida y el fallecimiento de mi viejo hicieron que me tuviera que pelear por rescatar sus muebles, que aun hoy continúan en posesión de su ex novia. No voy a hablar al respecto, solo decir que esa turra se quedo con casi todo y no tuvo un gesto noble de devolver lo que no es de ella. Me consta que me odia (si les suena, es robado de Thalia), pero no voy a gastar pólvora en pelearme.

Así fue como de todos los bienes materiales de mi viejo solo pude rescatar una heladera con freezer, un microondas, una cama sin colchón, una mesa ratona y una caja con enseres de cocina (no, mi viejo no era un pordiosero, tenia un depto de 3 ambientes equipado a full, así que hagan cuentas sobre lo que me robaron). Ayer en la abandonada decidí hurgar en la caja de cosas a ver que había y cuando desenvolví el primer paquete me dieron ganas de llorar.

Encontré el mate de mi viejo. Si, un simple mate. El peor de todos, el que el más odiaba. Pero estaba ahí, tirado en la caja a medio envolver. Su mate. Ahora mientras escribo esto quizás me siento tonto, reconozco que es una gilada haberme puesto a llorar por encontrar un mate olvidado. Pero uno no llora por lo que encuentra sino por lo que deja detrás.

Un mate representa las muchas tardes de tele y biscochitos, las noches en que no cenó porque no tenía plata y la poca que le quedaba la guardaba para darme de comer a mi el fin de semana cuando iba a visitarlo. Todo lo que no me dijo esta metido en ese mate, y lo rescato ahora de entre la mugre de la única caja que me devolvió alguien que lo tuvo a su lado pero nunca supo quien era

Mientras me secaba las lágrimas con una servilleta sucia se me escapo una sonrisa tonta. Ella se quedo con los muebles, pero mi viejo esta conmigo.

(Despues de escribir esto me di cuenta que vengo a full con los recuerdos y con el daddy-issues. Pido disculpas ya volveremos a la frivolidad. El problema es que .. bueno..el problema soy yo).