The heart-shaped box

Ayer por la tarde tuve que hacer un viaje a “la abandonada”, la casa que solía ser de la familia. Es una hermosa casa centenaria, un ph 3º departamento en el límite entre Escalada y Banfield, a 10 cuadras de la casa que era de mi abuela, casa donde vivimos Madre y yo actualmente.

La abandonada es una casa grande de dos pisos que allá por el 87 compraron mis viejos, con un proyecto de remodelación hermoso, que (al igual que la familia) quedo trunco antes del mundial Italia 90. Fue hogar de mi vieja y mío hasta 2001, después viví solo por un tiempo y cuando estallo la caja de luz y el calefón no dio para mas, simplemente cerré la puerta y me fui.  La abandonada pasó a ser refugio ocasional de tardes y noches de escapada, cuando no quería verle el pelo a mi flia y pensaba en llorar un rato. Una casa fantasmal, sucia, solitaria.

A esa casa fueron a parar muchas cosas del pasado, que acumulan polvo y se hinchan presas de la humedad. Las vueltas de la vida y el fallecimiento de mi viejo hicieron que me tuviera que pelear por rescatar sus muebles, que aun hoy continúan en posesión de su ex novia. No voy a hablar al respecto, solo decir que esa turra se quedo con casi todo y no tuvo un gesto noble de devolver lo que no es de ella. Me consta que me odia (si les suena, es robado de Thalia), pero no voy a gastar pólvora en pelearme.

Así fue como de todos los bienes materiales de mi viejo solo pude rescatar una heladera con freezer, un microondas, una cama sin colchón, una mesa ratona y una caja con enseres de cocina (no, mi viejo no era un pordiosero, tenia un depto de 3 ambientes equipado a full, así que hagan cuentas sobre lo que me robaron). Ayer en la abandonada decidí hurgar en la caja de cosas a ver que había y cuando desenvolví el primer paquete me dieron ganas de llorar.

Encontré el mate de mi viejo. Si, un simple mate. El peor de todos, el que el más odiaba. Pero estaba ahí, tirado en la caja a medio envolver. Su mate. Ahora mientras escribo esto quizás me siento tonto, reconozco que es una gilada haberme puesto a llorar por encontrar un mate olvidado. Pero uno no llora por lo que encuentra sino por lo que deja detrás.

Un mate representa las muchas tardes de tele y biscochitos, las noches en que no cenó porque no tenía plata y la poca que le quedaba la guardaba para darme de comer a mi el fin de semana cuando iba a visitarlo. Todo lo que no me dijo esta metido en ese mate, y lo rescato ahora de entre la mugre de la única caja que me devolvió alguien que lo tuvo a su lado pero nunca supo quien era

Mientras me secaba las lágrimas con una servilleta sucia se me escapo una sonrisa tonta. Ella se quedo con los muebles, pero mi viejo esta conmigo.

(Despues de escribir esto me di cuenta que vengo a full con los recuerdos y con el daddy-issues. Pido disculpas ya volveremos a la frivolidad. El problema es que .. bueno..el problema soy yo).

Anuncios

Etiquetas: , , ,

7 comentarios to “The heart-shaped box”

  1. Luis Eugenio Says:

    Que lindo te salió el post, tiene tiempo y atmósfera, lo trasmitiste muy bien. Es nostalgioso y melancólico.
    Lo mejor, creo, es dejar las cosas materiales. Abandonarlas y no luchar x ellas. Mucha pérdida de tiempo y de energías, no vale la pena.
    Lo que las personas nos quieren dar o dejar se aseguran muy bien de que la tengamos o recibamos. Sino fue así es xq no te lo querían dejar realmente, entonces menos vale la pena luchar x ellas. Pero a veces uno pone la energía en “recuperar” objetos para enmascarar o dilatar otras recuperaciones mucho más complejas y difíciles.
    Igual para los diálogos o comunicaciones, sospecho que tu viejo eligió el silencio para comunicarse con vos. Es un discurso muy potente el silencio y muy significativo. Eso debés respetárselo, fue su elección, nada que decir entonces, es así nomás. Las personas nos dicen lo que ellxs quieren decirnos no lo que nosotros suponemos que nos deberían decir. Tal vez con sus cenas incumplidas para recibirte a vos te dijo mucho más que millones de palabras. Eso deberías guardarlo con lo que tiene de ternura, de entrega y de amor pero no con tristeza sino con aceptación serena.
    Una parte de tu viejo está con su chica ya que fue quien eligió para su vida amorosa, y otra parte está con vos en su parte de padre. No creo que tengas que competir ante categorías tan distintas.
    Pero ojalá puedas abandonar pronto los fantasmas del pasado, xq cuando uno deja de recordar con intensidad a sus padres, a su infancia y adolescencia es cuando se recibe de adulto y comienza a disfrutar su propia vida a desplegarla en todo sentido, creo, supongo que eso mismo hubiese querido tu viejo que para eso te donó vida.
    Un abrazo.

  2. Tami Says:

    El problema… ¿qué problema? La angustia no es problema…ni los recuerdos, ni extrañar a alguien… El problema es hacer borrón y cuenta nueva. Eso si. Eso es un problema.
    Un besito peque.

  3. Kauo Says:

    Hola… me gusto lo que escribiste. Yo hace poco, cuando empece terapia, aprendi a “ver” el valor de las “cosas”.
    Antes para mi, un cenicero era un cenicero.
    Pero me di cuenta que todo guarda algo. “Ese cenicero es el que usaba tal”, “el que trajo tal de tal lado…” y mil etc’s.

    No te digo que por haber leido lo que escribiste voy a llorar, pero que me dio “cosita” en la garganta, si.

    Beso, y a ver para cuando un coffee. 😉

  4. Pauli Says:

    Simplemente poner en palabras eso que sentiste es maravilloso. No sabés cuántas veces por una simpleza de ese estilo, recuerdo a mi viejo. Y más con algo tan simple como un mate, ya sabés que mi viejo sin mate no vivía y yo agarré su costumbre al 100%. En fin, es bueno saber que él está con vos, a través de cosas como éstas. A mí me cuesta bastante últimamente, sobre todo porque de abril hasta ahora hubo tantas cosas en mi vida, tantos momentos con los que soñé, que al fin llegaron, y no lo tengo para compartirlo con él o para que esté orgulloso de las cosas que logré. Sin embargo, a veces me dejo convencer por los que me dicen que en algún lado está compartiendo lo que pasa por acá.
    En fin, vos seguí escribiendo que de vez en cuando viene bien dejar las frivolidades a un lado.
    Sabés que te quiero muchísimo!!!!

    Besotes!!!

  5. Stoner Says:

    El metal te acompaña, Lemon.

  6. pics 'n' roll Says:

    ninguna gilada!! el mate! claro que sí, cuántas veces entre sus manos! es de esos objetos que se viven, gilada llorar por una TV!

  7. Juanjo Says:

    La forma de las cosas… 🙂
    (nombrar a Thalía fue lo más aberrante que podrías haber hecho)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: