Entrar al hospital por la puerta que da ahí nomas de la guardia te predispone a vivir situaciones especiales. La gente que llega al Clínicas no llega porque le gusta, sino porque lo necesita.

Vuelvo del banco, cruzo las puertas, antes de llegar al hall veo una viejita muy viejita en silla de ruedas, cabeza muy blanca, ladeada a la derecha, baton con flores, pantuflas. Irradiaba paz, de alguna manera, la paz que se anhela en el descanso.
 A su lado, la hija cincuentona cuyos rasgos no pude retener le hablaba suave, despacito:

.-mami ……. Hey maaamiii… despertate mami…- dulcificaba mucho más su tono de por si suave- mami..ya no estas en la cama…

Camino lo que queda del tramo de baldosas hasta mi oficina con la cabeza baja y el corazon latiendo cada vez mas lento.

Derrumba mi mundo la suavidad de las palabras y los recuerdos de mi abuela. Hacia rato que no recordaba sus ultimos momentos, su cansancio, sus ganas de partir. Lloro por cualquier cosa últimamente, menos por esto. No puedo levantar la cabeza, entro, me siento y escribo.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

4 comentarios to “”

  1. Lean Says:

    Recordala como se lo merece mar; y con los momentos que siempre me contaste y los q no tmb.

  2. Bufón Says:

    ya habrás leído lo qeu puse sobre mi perra, no puedo poner nada que no hay adicho ahí.
    un abrazo.

  3. Anya Says:

    Te pude ver el corazón latir…

  4. laconicalambada Says:

    ayyy tenía un post familiar en la cabeza y mi abuela ocupaba gran parte. qué difícil♥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: